Información 2. Vehículos, y enfoque de la Nigromancia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Información 2. Vehículos, y enfoque de la Nigromancia

Mensaje por Drark el Miér Nov 11, 2009 9:08 pm



Mucha gente incurre dentro de los malosentendidos en lo que se refiere a las "artes obscuras" (entendiendo esta frase como "artes secretas"). Realmente para saber lo que pasa en ese cambio llamado "muerte", que no es más que una disolución, una separación de vehículos, se necesita conocer las dinámicas del Alma y a sus vehículos también. Mucha gente (e incluso algunos aprendices de necromancia mal informados) incurren en el error de confundir el Alma con sus vehículos (ya sea el astral, el etérico, etc.), y por eso tienen la creencia--sin base lógica--de que las almas pueden ser llamadas una vez que han trascendido el Umbral que divide el mundo de los vivos del de los muertos. La mayoría de los que creen eso, están llamando "sombras" astrales y nada más. Pero, como su nombre lo dice, sólo son los vehículos astrales que alguna vez pertenecieron a las personas fallecidas, mas no son ellas en esencia. Es como tener una fotografía de alguien: esa imagen captada representa a la persona, mas no es la persona: Aunque la foto fue tomada cuando la persona estaba viva; ahora ya no está aquí y está muerta. Claro que no hay que negar que se dan casos en los cuales las almas excesivamente apegadas a lo material o a las asuntos terrenales permanecen durante largo tiempo en posesión del vehículo astral que posteriormente deben abandonar, y si éste es lo suficientemente denso, pueden interactuar con los vivos e influir en su mundo, si han adquirido la suficiente fuerza y control. Pero estos son casos extremos, y de cada 100 casos de evocación de los muertos, en 87 de ellos se contacta sólo con la sombra astral, porque la esencia ya se separó de ella (y esto es más probable tomando en cuenta que entre más tiempo tiene alguien de haber "fallecido" son mayores las posibilidades de que su esencia haya trascendido más allá de los mundos intermedios que conectan el llamado Más Allá con este nivel en el cual nos desenvolvemos nosotros los llamados "vivos").
Entonces, los necromantes que realmente ejercen el Arte, se interesan más por la parte operativa de la necromancia (empleando las fuerzas de entropía trascendental--de decadencia, de desorden en un sistema--y los éteres obscuros de la llamada Esencia de Muerte), que por su parte adivinatoria; o sea, se interesan más por los hechizos y embrujos, la creación de sirvientes, y otras operaciones semejantes, que en preguntar a los muertos sobre el futuro. Claro que el contactar con los muertos y establecer dicha comunicación es algo básico y esencial en el Arte, pero los necromantes bien informados hacen esto con el objetivo de conocer lo que hay más allá de este mundo, y de evaluar por qué medios el alma se conecta con lo físico, y cómo es que lo puede trascender pero sin abandonar su vehículo físico definitivamente. Así es como examinan desde los reinos del inframundo, hasta ascender paulatinamente a los superiores. Y también, ante todo, lo que se desea conocer con la evocación de los muertos es analizar en qué estado de conciencia se encuentran antes, cuando están en proceso y después de trascender a través de los umbrales de los mundos. Cada vez que la conciencia ordinaria cruza un Umbral sufre un desgaste, una pérdida significativa de varios de sus contenidos relativos a la personalidad, y los necromantes, ante todo, quieren atravesar por los mundos y mantener la mente intacta, lúcida, sin que haya esa pérdida extrema de lucidez. Entonces, ante todo, evocan a los muertos con el fin de conocer en qué estado se encuentran, los cambios que sufren en su camino a la trascendencia a través de los mundos, y cómo es que algunos logran mantener una relativa lucidez en lo que se refiere a la vida terrestre que abandonaron. En esto, son como los médicos que evalúan a pacientes cuando éstos atraviesan los estados de "evolución de la enfermedad". Y claro, como ellos, el objetivo principal es encontrar una cura para ella. Y aquí la enfermedad sería la pérdida de lucidez y el desgaste de la conciencia; aunque ha habido algunos que han visto a la muerte física como esa enfermedad.
Por otra parte, defendiendo la técnica adivinatoria, claro que hay algunos individuos que después de haber trascendido conservan una conciencia relativamente lúcida, y son capaces de unir en ella los asuntos del mundo de los muertos y del mundo de los vivos, logrando una adaptación simultánea a los impulsos de ambos mundos, aunque los casos no son tan comunes como muchos pudieran pensar. Pero si es así, entonces, como en el astral y en los niveles superiores la conciencia no está relativamente sujeta al continuum espacio-tiempo como lo entendemos y percibimos aquí, entonces ellos pueden--si han ajustado su conciencia para traducir adecuadamente las impresiones que les vienen de ambos mundos--reunir el pasado y el futuro en el presente. Y así es como pueden preveer al necromante sobre hechos próximos o lejanos que está en sus manos evitar. Pero, generalmente, en estos casos, más bien son los "muertos" los que buscan comunicarse con los vivos y no al revés. Así, la necromancia es más bien un sistema completo de Magia que simple adivinación, aunque claro que la adivinación está incluída en ella.

(...)la Necromancia es un sistema completo de Magia, que en la actualidad emplea técnicas de Magia Mental. Es cierto que la Necromancia ceremonial ha caído en desuso, pero no osaría negar que existan practicantes que emplean la mencionada metodología.
Y es cierto que en la mayoría de los casos se evoca la sombra astral del cadáver; pero sí se le puede animar. ¿Y de qué manera? Proyectando tu energía al recipiente después de haber forjado la cadena energética que te une a él.
Para los interesados en estas técnicas, he visto algunas muy interesantes al respecto que están en los apartados de Prácticas Avanzadas y Alta Magia Práctica.
(...) la PE (Persepción extresensorial) es sólo una competencia complementaria que te ayudará a desarrollar los aspectos básicos de la Necromancia, para que partiendo de ellos, comiences a desarrollar las prácticas serias.
(...)En el camino, el aspirante a Necromante aprende a dejar de depender de los sentidos externos, así como de aquellos estímulos que son traducidos por ellos desde el exterior. Entonces, la fuerza de la Intuición debe ser correctamente desarrollada, así como aplicada, conforme el proceso de aprendizaje del aspirante va desarrollándose. Precisamente, es el desarrollo de esta fuerza intuitiva el mecanismo que vincula al aspirante con los Sabios Antiguos(antiguos necromantes) y su egregor, que abarca este mundo y el inframundo, y les sirve de enlace a ambos.



--------
Como es bien sabido el poder de la nigromancia proviene de la magia oscura. Esta magia proviene del Caos, y es la más pesada y densa de las energías mágicas procedentes de los vientos de la magia. Es esta magia la que el nigromante, en su gran locura, utiliza para efectuar sus abominables hechizos. La nigromancia no es simplemente la animación de cuerpos. Ese es un efecto sencillo plausible para cualquier aprendiz del Arte. Es conocido el efecto de la animación, en el que el hechicero debe concentrarse mientras se desee que se mueva el cadáver. En cuanto el hechicero se desconcentra el cadáver vuelve a caer al suelo.

Estamos hablando de la creación de seres de ultratumba, no de marionetas. El proceso de la no-muerte es sutil y complicado, por lo que la gran mayoría de hechiceros no pueden llevarlo a cabo por falta de voluntad o por falta de intelecto.

En primer lugar se debe invocar el alma del difunto, o al menos una parte, y apresarla a la voluntad del nigromante. Cuanto más reciente es el cadáver, más fácil es invocar el espíritu del desdichado, pues su contacto con el mundo de los vivos es más reciente y fuerte. Los espíritus y almas en pena, aún estando más cerca de nuestro plano de existencia, pierden gradualmente su contacto con el mundo y su propia entidad como antiguo ser humano, degenerando en un ser sin una voluntad definida, y que actúa de forma caprichosa.

Una vez el nigromante está en poder de ese espíritu, debe encarcelarlo en el cuerpo que antes fue su hogar. Aunque es posible hacerlo en cualquier cuerpo, la transición del alma es más fácil si se trata de su antiguo cuerpo, esté en el estado en que esté. Esto es debido a que el espíritu reconoce su propio rastro. Se conocen casos de espíritus imbuidos en cuerpos extraños a él, y cuando pasa cierto tiempo, es posible que, si ha sido desterrado de ese cuerpo por cualquier método o exorcismo, la vuelta a ese cuerpo sea más fácil que la primera vez. Aunque la criatura no-muerta ya se encuentra en posición de tener iniciativa propia (siempre dentro de los límites que le permite su creador) no tiene "vida". Ahora es el momento de infundir la energía necesaria al cadáver para que pueda moverse y actuar.

Debido a la imposibilidad de encontrar energía vital por si mismo (excepto algunas criaturas como los espectros) es necesario dotar a la criatura de una considerable cantidad de energía mágica. Debido a la naturaleza propia del viento negro o magia oscura, cuanta más energía oscura haya reunida, más energía oscura atraerá. Este fenómeno es altamente conocido por los estudiantes de la magia, y ya demostrado mediante la formación de piedra de disformidad, que no es más que energía oscura cristalizada. Por tanto, cuanto más energía se le de a la criatura, más energía podrá acumular y por tanto más autonomía tendrá. Nótese que se habla de autonomía, no de libertad. Si una criatura no-muerta es dotada de una pobre cantidad de energía caótica, esta necesitará del nigromante para reponerla.

A veces, la capacidad de almacenaje de energía de la criatura es tal, que el propio cuerpo material no soporta la tensión de la energía que bulle y crepita dentro de él. Esto genera la desintegración del cuerpo, dejando el alma libre, pero con una manifestación física. La creación de un espectro. Los espectros son criaturas que tienen una capacidad de almacenaje de magia oscura excepcionalmente alta, normalmente proceden de las almas-cuerpos de hechiceros, pero cualquier campesino podría bien tener esta facultad sin saberlo durante años y no demostrarlo hasta que es revivido.

La estabilidad de las energías en juego es muy baja. Hay elementos, como sabrás, que desestabilizan los campos de magia. Crear una descarga mágica en forma de fuego o rayos es muy sencillo, se acumula energía y se libera en una forma determinada. No necesita de una continuidad ni de un equilibrio. La no-muerte en cambio necesita de un equilibrio de fuerzas.

Por desgracia, uno de los elementos cruciales de este equilibrio es la propia alma encarcelada. Que al fin y al cabo, sigue siendo patéticamente mortal. Has de saber que los ojos de los mortales solo verán su cuerpo físico, pero para ojos entrenados para ver más allá de la mera apariencia, podrán ver una tenue forma imprecisa, que rodea al esqueleto.

Esta silueta es la energía oscura propia del esqueleto. El alma contenida en el cuerpo, sigue creyendo que tiene uno, y gracias a su voluntad, el campo mágico adopta la forma que tenía en vida. Si algo penetra ese campo, el esqueleto creerá que están atravesando su propio cuerpo, y se creerá herido, aunque esto no sea cierto. Es por ello que una andanada de flechas es tan mortal para un regimiento de esqueletos que para uno de hombres vivos. Para un nigromante con pericia, le es posible suprimir este instinto primordial, pero es un esfuerzo inútil, pues es menos costoso volver a crear el esqueleto.


Fuente: http://foro.ekiria.net/index.php?topic=987.5;wap2



_________________
avatar
Drark
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 513
Puntos : 3795
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/10/2009
Edad : 28
Localización : En las sombras

Ver perfil de usuario http://tu-lado-oscuro.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.