¡DINERO OCULTO: MISTERIO Y ENIGMA EN LUGARES ABANDONADOS!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡DINERO OCULTO: MISTERIO Y ENIGMA EN LUGARES ABANDONADOS!

Mensaje por Mysterio el Vie Abr 29, 2016 3:30 pm

¿A QUIEN NO LE GUSTARÍA ENCONTRAR UN TESORO ENTERRADO?...
¡DINERO OCULTO: MISTERIO Y ENIGMA EN LUGARES ABANDONADOS!

¿Quién no ha pensado alguna vez en encontrarse un tesoro enterrado?
¿Quién no ha escuchado alguna historia de alguien que se encontró mucho dinero en su casa, o en algún lugar abandonado?
¿Quién no ha escuchado relatos de tipo sobrenatural, ligados a los tesoros enterrados?
¿Y quién de niño no jugó a que se encontraba una maleta o una olla llena de centenarios y hasta el cofre con joyas de algún pirata?
Ahora en tiempos de crisis bien nos caería en hallar el ‘guardadito’ del bisabuelo, o aquél dinero que la abuela dijo que se encontraba ‘detrás del viejo árbol seco, donde en las noches se aparece una llamita de lumbre al ras del suelo’.
Los relatos de tesoros escondidos son más comunes de lo que parece, y los hay a todo lo largo y ancho de la República Mexicana.
Uno de tantos casos ocurrió en Poza Rica, Veracruz, a doña Cristina Mendoza, quien contó: “Una noche me encontraba sola en mi casa y acostada, cuando de repente se me apareció un hombre de piel muy obscura.
“Estaba vestido completamente de blanco y me dijo: “Mi dinero lo dejé enterrado a un lado del árbol grande”, e inmediatamente desapareció.
“Yo estaba aterrada, sin saber qué hacer. El miedo me había paralizado y fue un milagro que no me desmayara, o que no me pusiera a gritar.
“Tardé mucho para recobrar la calma. Al principio pensé que todo había sido una alucinación.
“Estaba confusa. No sabía si eso había sido un hecho real o solo lo había imaginado.
“Pero a los pocos días, estando sola en el patio trasero y para variar de noche también, volví a tener la visita del macabro personaje, el cual me repitió las mismas palabras que me había dicho anteriormente.
“Extrañamente, no tuve tanto miedo en esta ocasión. Como si dentro de mí ya esperaba que volviera a aparecer ante mí.
“Hablé con mi esposo y me dijo que si se me volvía a presentar, que me armara de valor y le preguntara donde exactamente estaba el dinero enterrado.
“Y así lo hice la siguiente vez. Estaba yo viniendo del campo a mi casa y en unos sembradíos se me apareció. Era ya tarde, casi de noche.
“El muerto me dijo que le diera mi rebozo, y que el lo dejaría como señal en el lugar exacto donde se encontraba el dinero.
“Me puso como una condición, que yo sola tenia que sacarlo sin ayuda de nadie más, y después de desenterrarlo tenia que mandar a celebrar una misa por el descanso de su alma, en la iglesia del pueblo.
“Al otro día muy temprano, fui acompañada de mi esposo hasta donde estaba el árbol mas grande y mas viejo del corral.
“A un lado de éste vimos mi rebozo, señalando justo el sitio donde, según el muerto, tenía qué escarbar.
“Cuando llego la tarde, yo sola, como me lo había pedido el muerto, comencé a escarbar y pronto me topé con algo duro.
“Era una piedra, la cual quité y abajo vi algo…
“Mi marido me dijo que me hiciera a un lado, y se agachó para sacar una olla de barro de buen tamaño. Le quitó una tela de mecate podrido que tenía encima y clarito vi que un humo de color café se dispersaba en el aire.
“Él ni le prestó atención, porque estaba extasiado, ya que la olla rebosaba de monedas de oro y plata.
“Éramos ricos, pero no pudimos disfrutar juntos del dinero, ya que dos semanas después, mi esposo comenzó a sufrir alucinaciones.
“A veces estaba sentado ante la mesa y comenzaba a gritar muy enojado: ‘¡Miren, ahí está el negro riéndose de mi! ¡Míralo, Cristina, como se burla!’.
“Obviamente no veíamos nada, ya que el muerto se supone que ya se había ido al Más Allá, pues habíamos hecho su última voluntad de hacer la misa que nos pidió.
“Lo llevamos con el sacerdote para que le ayudara a liberarse de algún espíritu malo, pero este no pudo hacer nada.
“Después lo llevamos con el medico de la familia, y él nos dijo que su demencia se debía a que, a la hora de desenterrar el dinero, él no se había protegido.
“Mi esposo había aspirado ese humo café que eran los gases venenosos que despide el metal de las monedas cuando tienen bastante tiempo enterrados en la tierra y son expuestos al aire libre.
“Es a lo que se llama el ‘Azogue’, el cual ataca el cerebro y lo va deteriorando hasta que viene la demencia y después la muerte.
“A los 6 meses mi marido murió. Los vecinos decían que se lo había llevado el muerto.
“Me convertí en una de las mujeres mas ricas de la región, pero el precio que pagué, fue demasiado alto”…


_________________
'No mires hacia atrás, o la Sombra Pegajosa te atrapará...'. (Alfred Hitchcock)

avatar
Mysterio
Guardian de Drarknillion
Guardian de Drarknillion

Cantidad de envíos : 234
Puntos : 1039
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/04/2016
Edad : 26
Localización : Agazapado Entre las Sombras

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.