¡LOS ÁNGELES EXISTEN!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡LOS ÁNGELES EXISTEN!

Mensaje por Mysterio el Vie Abr 29, 2016 6:57 pm

¡LOS ÁNGELES EXISTEN!

Los ángeles están por todas partes, y son muchos los que así lo creen, e innumerables son las personas que pueden testificar sobre sus celestiales encuentros.
Gente que estuvo a punto de morir en un accidente automovilístico, una caída de un risco, o quemados vivos, comparten sus increíbles y afortunadas experiencias con nosotros.
Mariana Prieto, de Miami, estaba de vacaciones en México, disfrutando de una maravillosa vista en un acantilado natural muy elevado “cuando me inclinaba para ver el agua del fondo, de repente las rocas bajo mis pies se aflojaron y comencé a resbalar, cayendo hacia adelante”, recuerda Mariana. “Unas manos muy fuertes me tomaron por los hombros y me jalaron hacia atrás, al suelo.
“«¡Cuidado!», me dijo una voz masculina. Pero cuando me di la vuelta para ver quién me había salvado, no había nadie. Había sido salvada de una muerte muy fea en el fondo del acantilado y estoy segura que fue el ángel de mi guarda a quien por las mañanas siempre me encomiendo”.
Otra experiencia angelical fue la de Martha Pinavich, de Bermount, Connecticut, era una jovencita patinando por una vereda hacia abajo, cuando de pronto, adelante, a unos 20 metros vio claramente a un ángel que estaba estirando su brazo hacia ella marcándole el alto, ella frenó como pudo, un segundo antes de que un auto a toda velocidad le pasara rozando, el que de seguro la habría atropellado. Hasta estos días, ella asegura que fue su ángel de la guarda quien la salvó de la muerte.
Otro relato increíble es el de Linda Johnston que dice: “Morí en un accidente automovilístico entré en un túnel de luz y me encontré con mi ángel de la guarda”. La increíble experiencia de Linda empezó sólo unos segundos antes, cuando su camioneta pickup fue golpeada por detrás en una autopista de Mississippi. La pintora de 40 años de edad y madre de una jovencita, salió volando por el parabrisas, patinó a través de las salpicaderas y cayó al piso. En cuestión de segundos, Linda se rompió ambas piernas, golpeó su pelvis, la parte izquierda de su cadera y se comprimió dos de su vértebras. “Fue cuando estaba tirada en la carretera que morí”, relata. “Sentí que me elevaba, y que mi espíritu atravesó un túnel.
“No sentí nada, pero oí cómo mi último aliento dejaba mi cuerpo. “Al final del túnel, vi una puerta con una luz brillante emergiendo de él y el sonido de un coro musical.
“Fue muy lindo y estimulante. Después vi a mi ángel de la guarda”.
Linda relata que el ángel la había salvado antes; que tenía ocho años de edad cuando se le cruzó a un automóvil andando, y una fuerza invisible la levantó salvándola; cuando se enfrentó a una operación de apéndice en estado grave.
“No había nada feo en él ni me dio miedo”, declara.
Linda afirma que el ángel no tenía alas o una aureola, y que un capote cubría su cabeza. “No pude decir si era hombre o mujer”, expresa, “pero un brillo lo rodeaba por completo. Era una luz muy blanca, combinada con amarillo y azul.
“Era sumamente brillante, tanto que no podía detallar completamente su rostro, pero sí distinguí sus manos y brazos. Su voz era muy tranquila, muy clara y reconfortante. “Sentí mucho amor y paz, y nada de temor”.
Linda recuerda que el ángel señaló a su izquierda. Miró abajo y vio a su propio cuerpo sin vida.
“Estaba acostado detrás de mí y había mucha sangre”, narra. “Fue entonces que el ángel me preguntó: «¿Estás lista?»
“«¡No, no!», dije. «Tengo un esposo y dos hijos. Tengo muchas cosas que hacer. Tengo que regresar».
“Vi que el ángel inclinó la cabeza muy lentamente. Después dijo: «Muy bien, no es tu tiempo aún».
“Vino una oscuridad. Después vi a los paramédicos y a mi esposo parados junto a mí, llamándome por mi nombre.
“Estaba viva”.
Linda tuvo que pasar los siguientes 58 días en el hospital para que su dañado y golpeado cuerpo sanara.
El ángel la visitó otra vez cuatro días después del accidente.
“La situación era crítica, pero el ángel me decía que no me preocupara.
“Después estuve cinco meses en silla de ruedas, y los doctores me dijeron que jamás volvería a caminar.
“Pero ahora puedo hacerlo con un bastón”, expresa Linda, quien pinta cuadros en base a su experiencia con su ángel.
“Esto me ha cambiado. He aprendido a vivir cada día el momento.
“Mi recuperación fue un milagro. Justo en ese momento creí en que los milagros y los ángeles existían”.



_________________
'No mires hacia atrás, o la Sombra Pegajosa te atrapará...'. (Alfred Hitchcock)

avatar
Mysterio
Guardian de Drarknillion
Guardian de Drarknillion

Cantidad de envíos : 234
Puntos : 1039
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/04/2016
Edad : 26
Localización : Agazapado Entre las Sombras

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.