Sobre la corrupción.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sobre la corrupción.

Mensaje por Drark el Vie Dic 30, 2016 12:59 pm

¿Corruptos por naturaleza?
“El ser humano es un animal con una tendencia biológica a la corrupción”, sostiene sin ambages Luis Fernández, profesor de psicología en la Universidad de Santiago de Compostela y autor del libro Psicología de la corrupción y los corruptos, “con tendencia a lo que llamaríamos ser un free-rider, o un gorrón, a aprovecharse del sudor de los demás”, y, llegado el extremo, “a aprovechar cualquier cargo en beneficio propio”.

¿Se puede explicar por qué la gente, sean ciudadanos de a pie, políticos o empresarios, deja de cumplir con la ley y se corrompe? Básicamente, el camino que lleva a la corrupción es una combinación de un entorno propicio, una oportunidad y un tipo de personalidad que, superando el temor a un posible castigo, antepone el beneficio individual al interés de los demás y al cumplimiento de la ley.

Una perogrullada, aunque es oportuno recordarlo: nadie está a salvo de convertirse en un ser corrupto. No pagar el IVA en una factura, intentar sobornar a un policía para eludir una multa o a un funcionario público para acelerar un trámite administrativo, fingir una enfermedad para no ir al trabajo, falsificar datos de un formulario para obtener un beneficio social…

Personalidades narcisistas y antisociales, más propensas a la corrupción
Sin embargo, es también evidente que no todo el mundo que tiene la oportunidad de infringir la ley en beneficio propio lo hace. “Hay que tener también ciertos rasgos de personalidad. Intervienen variables contextuales y de personalidad unidas”, explica Helena Rodríguez, directora del centro de psicología Psiconet.

Hay ingredientes en la personalidad que agitan el cóctel y pueden desembocar en comportamientos corruptos si se dan unos condicionantes. Las investigaciones sobre el comportamiento humano y los trastornos de personalidad señalan dos: la personalidad narcisista y la antisocial.

El rasgo predominante de la personalidad narcisista es el egocentrismo, es decir, utilizar a los otros para fortalecer su autoestima y satisfacer sus deseos.

"Es un patrón de grandiosidad: los narcisistas sobrevaloran su valía personal y esperan que las otras personas atiendan a la alta estima en la que se apoyan. Son personas que necesitan sentirse admiradas, carecen de empatía y sobrevaloran sus capacidades, creen que son especiales y tienen muchas fantasías de éxito. Operan sobre la presunción de que el mero deseo de cualquier cosa justifica por sí mismo su posesión”, describe Helena Rodríguez.

La personalidad antisocial, por su parte, conlleva una frialdad emocional, una carencia de ética y un comportamiento basado en el engaño y la manipulación, sin remordimiento por las consecuencias de sus actos.

“Son personas a las que les gusta el poder, les activa la motivación de poder, de relaciones sociales o personales muy positivas pero falsas. Suelen ser personas extrovertidas, afables, pero todo eso pensando en su beneficio personal y conseguir lo que sea sin importar los medios”, explica el psicólogo Luis Fernández.

Estos rasgos dibujan un llamativo perfil de la personalidad corrupta, pero no hay que confundirse. “No quiere decir que todas las personas con estos trastornos sean malas o corruptas, simplemente se pone de manifiesto el elevado riesgo que supondría para una de estas personalidades enfrentarse a una situación propicia para la corrupción”, matiza Rodríguez.

De hecho, añade, “hay personas que han cometido estafas en sus lugares de trabajo y lo que demuestra un estudio posterior son rasgos de amoralidad, pero no un trastorno de personalidad”.

Todos los expertos dejan claro que estos rasgos no disculpan ni justifican los actos de corrupción, porque no tienen nada que ver con una enfermedad mental. “Un corrupto es una persona dentro de los límites de la razón, que realiza un proceso premeditado, razonado y calculado de costes y beneficios. No tiene nada de patología”, aclara Luis Fernández.

Corrupción, una cuenta de pérdidas y ganancias
El cálculo de pérdidas y beneficios lleva a otra dimensión útil para entender la corrupción, la económica, que establece que las personas que se corrompen son, ante todo, seres racionales.

Las personas se relacionan y toman decisiones en una interacción estratégica, es decir, en un intercambio de jugadas para conseguir un fin con el mayor beneficio posible y el mínimo coste. El homo sapiens maximiza resultados. El corrupto ve una oportunidad que implica una acción contraria a la ley o a la ética, y calcula los posibles resultados económicos: un beneficio o un lucro en caso de que no se le descubra y un coste o castigo, en forma de multa, cárcel, etc., si lo atrapan. De manera general, si el beneficio obtenido es mayor que el potencial coste de ser descubierto, se puede llevar a cabo la acción corrupta.

“La corrupción muchas veces comienza con la idea de cometer una infracción una sola vez, pero si sale bien, si no es descubierto, hay un incentivo para incurrir de nuevo en esa conducta", explica Antonio Argandoña, profesor de Economía y titular de la cátedra 'la Caixa' de Responsabilidad Social de la Empresa y Gobierno Corporativo del IESE.

"Por ejemplo, una empresa cuya actividad está vinculada con la administración y tiene la posibilidad de hacer un soborno para ganar un concurso público tiene éxito y nadie le descubre. En un contexto de un mundo cada vez más competitivo, a partir de ese momento tiene un incentivo para modificar su estrategia e ir en la próxima ocasión directamente con el sobre en la mano”.

Desde el punto de vista psicológico, se podría atribuir a esta conducta las características de una adicción, según la psicóloga Helena Rodríguez. "Del mismo modo que mojarse los labios en cerveza generaría un impulso irrefrenable en un alcohólico, administrar el dinero público puede ser una tentación incontrolable para algunas personas en determinadas situaciones. Incluso crea una tolerancia, de modo que se empiece por actos ilegales pequeños y que para conseguir el mismo placer se vayan cometiendo actos más importantes".

¿'Prisioneros' de una sociedad corrupta?
La teoría económica explica cómo una sociedad puede llegar a una situación de corrupción generalizada por medio del célebre dilema del prisionero, un problema básico de la teoría de juegos que muestra las consecuencias perniciosas de la decisión de no cooperar aunque ello vaya en perjuicio de todos.

En un país donde todo el mundo es tramposo el incentivo para ser tramposo es mayor que donde todo el mundo es honrado. Si todos presumen de evadir impuestos, todos lo harán”, sintetiza a grandes rasgos Javier Díaz-Giménez, profesor de Economía en el IESE.

Por supuesto, este comportamiento es puramente egoísta y descuenta todos los perjuicios -en economía, externalidades negativas- de la corrupción generalizada en una sociedad: se reduce la productividad de las inversiones públicas, empeora la calidad de las infraestructuras, se reducen los ingresos del Gobierno por el dinero negro, expulsa a los inversores extranjeros, reduce los gastos públicos en áreas donde no haya un beneficio inmediato, etcétera.

En sentido contrario, también se puede alcanzar un equilibrio basado en la honradez, donde “se descubre, con el paso del tiempo, que todos están mejor si todo el mundo cumple. De este modo, se tiene una conciencia y todo el mundo sabe que si pillan a un tramposo hay mucha mayor sanción”, contrapone el profesor Díaz-Giménez.


“Los valores de la cultura profesional de una empresa pueden ser imitados. Igual que una manzana podrida pudre el cesto, un ambiente profesional donde no hace falta tener el cuchillo entre los dientes, donde hay un buen ambiente crea más propensión a cooperar si se ve que los colegas también cooperan.”

Fuente: http://www.rtve.es/noticias/20130915/como-funciona-mente-corrupto/746221.shtml


(En un sentido parecido pero sin hablar en el ámbito profesional, también nos encontramos con la sociedad que corrompe. Podemos ver entonces a un niño inocente ser bombardeado por situaciones sea de forma externa o inclusive directas hacia él.
Mencionamos a los niños ya que la imagen puede ser muy clara y mucho más fuerte. Pero aquí entran todos)
Seremos un puñado de corazones corruptos? vos estás corrupto también? como te sentís al respecto?



---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Psicología de la corrupción

La decisión ante una propuesta de soborno provoca una excitación fisiológica mayor en aquellos que deciden actuar en contra de su propio interés económico y la rechazan que en aquellos que optan por aceptarla. Así se desprende del estudio sobre aspectos fisiológicos y conductuales de la corrupción desarrollado por investigadores de la Universitat Jaume I (UJI) de Castellón, que revela además una tendencia mayoritaria a actuar de forma ética y muestra la efectividad de la amenaza de un posible castigo a la hora de frenar las actitudes corruptas.

"Al contrario de lo que se ha tendido a creer, no es la violación o el cumplimiento de una norma ética dada lo que desencadena la actividad emocional, sino más bien la decisión real de actuar contra el propio interés monetario", explica Tarek Jaber-López, investigador del grupo de Economía Experimental y Computacional de la UJI.

l estudio, publicado en la revista Frontiers in Behavioral Neuroscience, muestra cómo algunos sujetos mantienen un comportamiento "pro-social", rechazando la corrupción, incluso cuando no existe ningún mecanismo de castigo. Cuando sí se plantea la posibilidad de un castigo el rechazo al soborno pasa a ser mayoritario.

Propuesta de castigo
"Observamos en nuestros resultados que la amenaza de castigo es muy efectiva para frenar la oferta y aceptación de sobornos,
pese a que la inspección se activara en raras ocasiones. Este mecanismo da esperanza a la sociedad para frenar la corrupción

FUENTE: http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2015/03/03/54f5bbc6e2704ee4548b4597.html

-------------------------------------------------------------------------------------

Todos tenemos un nivel de corrupción.
Hay que admitirlo, y lo peor es que en ciertas condiciones y circunstancias podríamos elegir algo que nos sorprendería incluso a nosotros si supiera lo que llegaríamos a hacer.

"Limite" es una palabra clave a la hora de hablar de corrupción.
Todo puede comenzar con un pequeño cambio de un numero de una planilla. Es algo que podemos "permitirnos"?
El coste-beneficio puede ir variando y acrecentándose por el análisis individual.
Un balance entre lo que se gana y lo que se pierde. Hasta cuanto estamos dispuestos a dar por ello?

Se busca la excusa para justificarse.
Podríamos hacernos una pequeña idea con la siguiente situación. Falsificas la firma de tu jefe, él incluso acepta de buena manera que lo hagas. Esta firma serviría para autorizar a 3 personas a ingresar a un lugar. Esto podría generar que estos trabajadores tengan como llevarle la comida a su familia. Además...
Que estas dispuesto a hacer por un beneficio tentador?

"No hice algo tan malo."
"De todas formas lo habría obtenido si quería pero me hubiese llevado algo mas de tiempo así que es lo mismo."

No quiero centrarme en la obviedad de si hay castigos y si pueden ser severos para los que sean deshonestos, me quiero centrar en... el hecho de obrar bien incluso si "haberlo hecho mal no hubiese tenido consecuencias adversas."

No creo que mida en su esencia "lo corrupto" si hay atrás castigos. Simplemente la persona no lo hará por temer otra cosa.
Aquí entran los valores morales.

Cuan beneficioso y alentador podría ser para nosotros haber hecho algo bueno sin que esto sea siquiera premiado ?
De nuevo entra un sin fin de variables que otorgan significados y valores diferenciales en cada persona. Las experiencias lo dictan, la personalidad de la cada quien, la empatia con los demas, etc.

La dignidad es uno de los valores que se oponen a esos sentidos de corrupción.
El regocijo en no obtener beneficio aparente. Mas que la satisfacción de haberse rebelado y ser diferente al resto.

Todo es un tema de interpretación.
Quizás alguien ve que el mundo es  una gran mentira y que esta estructurado solo para beneficios de algunos.
Él quiere intervenir un poco para obtener beneficios también.

Hay "justicia" haciendo algo "injusto" por lo "injusto" que esta todo?

_________________
avatar
Drark
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 513
Puntos : 3814
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/10/2009
Edad : 28
Localización : En las sombras

Ver perfil de usuario http://tu-lado-oscuro.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.